Uncategorized

10 formas de seguir ayudando a México semanas después del sismo

Después del sismo del pasado 19 de Septiembre de 2017, gran parte de la población se ha solidarizado con las víctimas y se ha unido para ayudarlas. Algunas ocasiones pareció incluso que este apoyo estaba de más, sobre todo en en Área Metropolitana de la CDMX. Sin embargo, ante este tipo de desastres, la ayuda nunca es suficiente, por eso te damos algunas ideas para que puedas apoyar en la medida de tus posibilidades (si aún no lo has hecho, no encuentras la mejor forma o quieres seguir ayudando) y para que mucha gente pueda sacarle el mejor provecho a tu ayuda.

  1. Infórmate en qué lugares necesitan más ayuda. Se trata de lugares muy alejados de la ciudad, como zonas rurales de Puebla, Morelos, Oaxaca, Chiapas (recuerda que el Istmo de Tehuantepec y sus alrededores sufrieron un terremoto el 7 de Septiembre de este mismo año) e incluso algunas del Distrito Federal.

    Imagen vía: CNN

  2. Dona alimentos duraderos. Es importante que los alimentos que dones sean de este tipo porque las víctimas los requerirán muchas semanas después del desastre, de otra forma se pudrirán, también es mejor que ya estén preparados, es muy probable que los afectados no tengan dónde cocinarlos: atún, sardina, frijoles y otros productos enlatados, leche, alimento para bebé, conservas, cereal, barras energéticas. Las bebidas isotónicas son otra opción, ante cualquier deshidratación ayudarán a quien las consuma, además de que aportan energía. También es muy importante que des alimentos, así que evita las sopas instantáneas, comida chatarra, refrescos, etc.
  3. Artículos de higiene, material de curación y medicamento. Estos siempre se van a necesitar, así que te dejamos una lista de lo que puedes llevar a los centros de acopio o comunidades: papel higiénico, toallas sanitarias, toallitas húmedas, pasta y cepillos dentales, champú, gel antibacterial, pañales, desodorante. En cuanto a los medicamentos, estos son los más socorridos: insulina, alcohol, agua oxigenada, gasas, vendas, esparadrapo (mejor conocido como Micropore), analgésicos, desinflamantes, jarabes para la tos, suero oral, medicina para alergias y asma, y si tienes entre tus curiosidades antibióticos (que no estén caducados), también.
  4. Artículos para mascotas. ¡No olvidemos a las mascotas! Muchas de ellas también perdieron su hogar e incluso a su familia, así que si puedes donar alimento, camas, cojines, ropa e incluso algún juguete para ellas, las harás muy felices, y si puedes darle hogar a una que lo necesite, ¡mejor! Si quieres apoyar a esta causa, La Casa del Mestizo es una opción, pero hay muchas otras.

    Imagen vía: El Sol de México

  5. Juegos y juguetes. Sabemos que no es prioridad, los afectados necesitan fijar su atención en otra cosa que no sea el desastre. Si tienes juguetes para niños que ya no utilices o juegos de habilidad mental, serán bienvenidos (infórmate dónde los aceptan).
  6. Ropa y cobijas. Recuerda que la gente que perdió su casa, perdió todo o casi todo. La ropa que no uses (que esté en buen estado y que no sea ropa interior) puedes donarla, y si quieres donar ropa interior, que sea nueva. Además, está comenzando el otoño, porque las temperaturas comenzarán a bajar, si puedes donar cobijas, harás que alguien duerma sin pasar frío.
  7. Donaciones de dinero. Si estás en otro estado, país o no tienes mucho tiempo libre, hay muchas asociaciones a las que puedes donar, únicamente asegúrate que el dinero que dones sea bien utilizado (que se trate de una organización o página confiable). En este caso, en Unique Cases estamos recolectando donaciones para ayudar en lo que posteriormente la gente necesite. La Cruz Roja siempre acepta donaciones, una opción es hacerles llegar la tuya a través de su página o la de Amazon (ellos siempre ayudan a los que lo necesitan, si tu donativo no se utiliza hoy, se usará mañana). Otra opción es donar a los Topos, no olvides que son voluntarios que siempre acuden a donde se les necesita (desde México hasta Japón). También la fundación Cadena recibe donaciones para seguir ayudando a los afectados. Si no te convence ninguna de estas opciones, busca otra, ¡hay muchas!
  8. Regala libros. Leer siempre es una buena terapia y nos extrae de la realidad. Si tienes muchos libros y ya los leíste, ¡regálalos! (a menos que sea tu libro favorito, tenga miles de notas y no lo quieras soltar). De preferencia que no sean pesimistas ni trágicos. Si tienes libros para niños, adelante, los pequeños también necesitan recreación.
  9. Si eres profesionista, apoya. Tras esta tragedia, mucha gente tiene miedo de salir a la calle y hasta de dormir (también las personas que no fueron afectadas directamente). Si eres psicólogo o psiquiatra, puedes dar consulta gratuita a las personas que lo necesiten, si eres ingeniero o arquitecto, puedes revisar los hogares y/u oficinas de las personas para que tengan más seguridad al estar dentro de ellas. Médicos y veterinarios también son necesarios. Piensa en qué puedes ayudar, seguro se te ocurre algo.
  10. Reconstruir. No importa si ninguno de tus amigos o conocidos resultó afectado, todos tenemos derecho a tener un lugar digno donde vivir. Cuando decimos “reconstruir” no nos referimos a que hagas la mezcla y hagas los castillos de la casa (para eso están los arquitectos y albañiles, que son los expertos, aunque si puedes ayudar consultándolos, estaría increíble), sino a que aportes herramienta, muebles que no uses, cristales, lozetas (a todos siempre nos sobra algo de esto en nuestras casas), colchones, etc.
  11. No compartas en tus redes sociales información falsa (ya sabemos que dijimos 10, pero esta nos ayuda a todos). Que si se aproxima un megaterremoto, que si Frida Sofía, que si falleció un perro rescatista, que si los recientes sismos se deben a las pruebas nucleares en Norcorea… nada de esto es cierto, es muy importante que, antes de compartir cualquier información, revises si la fuente es confiable y si ésta es verídica. Lo último que necesitamos es causar pánico infundado.

Por último, si tú puedes asegurarte de que tu ayuda sea entregada, sería lo mejor, ya sea acudiedo a la entrega de los víveres, o dejándolo en manos de alguien a quien le tengas mucha confianza.

Cuéntanos qué más se te ocurre para ayudar.

Related Posts

Deja un comentario